RECTA FINAL


Faltan siete días, para que los ecuatorianos volvamos a las urnas para elegir un nuevo presidente/a. El CNE a través de su presidenta Diana Atamaint, ha convocado a las 13’099.150 de personas para que se apresten a consignar el voto el siete de febrero próximo.

Ahora como todos sabemos tenemos candidatos para todos los gustos y sabores, es que el Ecuador es diverso y rico en recursos humanos de carácter político, por ello existen dieciséis inscritos para ocupar el sillón de Carondelet, ARAUZ, GUTIERREZ, ALMEIDA, ROMERO, SAGNAY, HERVAS, FREILE, MONTUFAR, PEREZ, ANDRADE, LARREA, LASSO, CELI, VELASCO, CARRASCO Y PEÑA, cada quien con sus sueños y ofrecimientos, algunos razonables, otros no tienen ni lógica peor que sean realizables; por ello el ecuatoriano tiene que analizar que candidato le convendría al país, que pensamiento o propuestas necesita el Ecuador en los actuales momentos y sobre todo alguien le inspire que tendrá las suficientes agallas para resolver no todos los problemas, pero si de mejorar en lo necesario para levantar a una nación que cada periodo de gobierno disminuye las esperanzas, prueba de ello, nunca hubo suficiente preocupación en el campo de la educación y el empleo, algo que necesita la gente, algo sostenible y que cada uno de nosotros nos desarrollemos con propio esfuerzo y no se incline la balanza a favor de los que menos necesitan en detrimento de los que más necesitan.

Ninguna persona aspira que le regalen, más bien espera que no le quiten lo poco que tiene, vía leyes mal elaboradas y con carácter confiscatorio porque tantos valores que pagamos, pero no sabemos que destino tiene, aunque si sospechamos que van a los patrimonios de los que están al frente de ciertas Instituciones o en su defecto no saben administrar dineros públicos y no les importa gastar en cosas superfluas sin ninguna trascendencia.

Ningún Gobierno puede generar empleo vía decreto o Asamblea vía ley, pero si pueden todos los gobiernos hacer obra pública con los dineros de los contribuyentes y al hacer obra pública se genera empleo y bienestar y adelanto de los ciudadanos, esta obra pública debe diversificarse en todo el territorio no solamente en las áreas urbanas sino también en la rural, el ciudadano que ve obras importantes, no se resiste a contribuir lo que le corresponde, pero como ve que se hace humo los dineros que se cancela desaparece la motivación.

En cuanto a los asambleítas, la mayor parte de ecuatorianos no sabemos quienes son y serán reemplazados, o será que nos falta, seguir el trabajo que realizan, pero ya se reflejaría en una mejora de vida por lo menos en mínima escala.

Son ciento treinta y siete asambleístas, quince nacionales y los demás son provinciales, lo de los asambleístas parlamentarios ninguno sabe para que sirven, junto con los de Colombia, Bolivia, Perú, Chile, países miembros de la Comunidad Andina, antes denominado Pacto Andino, menos Venezuela que se separó por desacuerdos .

Para elegir asambleístas es lo más sencillo porque ahora se vota por lista y no por persona, pero no sabemos ni quienes son, por el poco interés que el ciudadano tiene ya que las elecciones coincidió con esta pandemia que no da tregua, sigue llevando cantidad de personas y lo que es más las secuelas derivadas de esta enfermedad merman el ánimo para inmiscuirnos en asuntos políticos

Como estamos en un país democrático cada quien es libre de consignar el voto al candidato que sea , sin olvidar que es muy importante ese voto para el futuro de nuestra Patria, sin dejar que otros nos digan por quién votar, las encuestas son una propaganda más.


POR : DR. MIGUEL BANEGAS


9 visualizaciones0 comentarios