La tradición de los años viejos podría estar en peligro por la pandemia

El artesano José Cruz Vallejo, de 63 años, es heredero de una tradición que cambió la forma de recibir el Año Nuevo en Guayaquil. Su abuelo y su padre (Juan Raúl Cruz Ladines y José Cruz Rengifo) crearon el primer monigote íntegro en cartón y madera, modelado con periódicos y engrudo. Era 1963 y recibió el premio al mejor año viejo.

Este hecho realzo la importancia y les dio impulso a los personajes rellenos de aserrín, con ropas usadas y careta, a muñecos hechos en cartón y papel periódico que representanhechos que se suscitaron a lo largo del año, personajes de política, farándula, comics y famosos.

La feria, que se toma 14 cuadras cada diciembre y atrae a miles de guayaquileños, peligra este año por la pandemia de covid-19 y las medidas de restricción.

El COE anuncio que se suspenden los actos masivos en las fechas festivas de diciembre, para evitar más contagios.

Este año la producción de monigotes ha disminuido porque no se sabe si abra la feria, de los mismos.

El secretario del COE local, Gustavo Zúñiga, recibió la semana pasada a los artesanos y dispuso que las asociaciones presentas en su propuesta para la venta en la calle.

Se calcula que en la ciudad de Guayaquil hay alrededor de 10.000 artesanos de monigotes. Charles Bonilla, de la Asociación de Muñequeros, se mostró preocupado ya que entre todos los gremios no han podido realizar un plan de acción para que les permitan la apertura de la feria.

“Tenemos nuestro propio plan, pero el COE nos exigió unión y que presentáramos uno solo y además uno de contingencia”, dice.

El plan es que se armen ferias pequeñas autorizados en diferentes lugares de la ciudad.

La Asociación de Muñequeros, cuenta con 300 artesanos, planean habilitar una página de Facebook para la venta virtualy con entrega a domicilio de los monigotes.

La familia Cruz, tercera y cuarta generación de artesanos de monigotes, esperan que su oficio se convierta por historia y tradición en patrimonio cultural inmaterial del Ecuador. El Instituto Nacional de Patrimonio Cultural creó en el 2017 una ficha de registro para encaminarse a una posible certificación.

Fuente: El Comercio.


41 visualizaciones0 comentarios